El barroco español, en Bariloche