El boom de las obras de quince minutos ya cumplió quince meses

En su primer año, pasaron por allí 180.000 personas, se presentaron 250 piezas y participaron más de mil artistas
Jazmín Carbonell
(0)
26 de diciembre de 2018  

Aunque Buenos Aires y el teatro sean una pareja casi indivisible y aunque las ofertas teatrales sean infinitas repartidas entre el off, el teatro oficial y el de las marquesinas de la calle Corrientes, lo cierto es que para muchos sigue siendo un espacio con unas cuantas exigencias. Que la obra puede ser larga y no gustar tanto, que tal vez sea demasiado profunda, o demasiado graciosa, o porque alguna vez tuvo una mala experiencia o unas cuantas opciones más que hacen que el porteño le tenga un poco de respeto al teatro, por no decir miedo. Sin dudas, además, la ansiedad por querer quedar atrapado por un buen cuento y que el gancho llegue rápido son factores decisivos. En medio de estos cambios de paradigmas y de transformaciones a la hora de ser espectadores, en agosto de 2017, llegó a Buenos Aires Microteatro. Con muchas sedes repartidas por el mundo -en cuatro ciudades de México (Guadalajara, Veracruz, Monterrey y Puebla), en cuatro de España (Madrid, Barcelona, San Sebastián y Málaga), en Perú (Lima), en los Estados Unidos (Miami) y en la República Dominicana (Santo Domingo)-, el formato se afincó en un gran espacio en el límite entre Villa Crespo y Palermo, y desde el minuto cero fue un verdadero éxito. En su primer año, ya pasaron por allí más de 180.000 espectadores, se presentaron más de 250 obras y participaron más de mil personas, entre directores, autores, escenógrafos y actores.

Decir que su furor es producto de su formato breve es reducir demasiado las cosas. Es que ciclos de obras cortas ya habían sucedido en muchas oportunidades. Sin ir más lejos, el Teatro Bombón fue un gran suceso y un gran precedente.

Obras de quince minutos, para quince espectadores, en salas de quince metros cuadrados, con la posibilidad de armar un recorrido a gusto de cada quien (una sola obra, dos, tres y así...) que incluya además un tiempo para bajar a la planta baja y tomarse una cerveza, comer algo (el menú está pensado para que se pueda consumir entre cada obra) y armar una experiencia total es a lo que apuntaron, cuando diseñaron este proyecto, Julieta Novarro y Pablo Bossi. Que sea un verdadero lugar de encuentros que conjugue las dos cuestiones: ver teatro y que sea una salida sin tener que cambiar de espacio. Y funcionó.

Como todos los meses se renueva la cartelera de todas las obras hermanadas bajo un mismo tópico (sexo, dinero, amistad, amor, futuro, noche, locura), la gente vuelve mes a mes a buscar nuevas propuestas. A la cabeza de la curaduría están Novarro, Mey Scápola y María Figueras, que con cuidado de ser ecuánimes seleccionan las 18 obras de cada mes. "Tratamos de que no sea ni un sketch ni una situación, sino una pequeña obra corta -cuenta Mey Scápola-. Como la experiencia de Microteatro apunta a ser una experiencia 360° que combina dos o tres obras con tomar algo, juntarse con amigos, la comedia o la comedia dramática es lo que mejor funciona. Como curadoras buscamos la excelencia y que, por ser breve, no pierda lo emotivo, queremos que conmueva. Tratamos de que haya todo tipo de gente, actores y directores. Pasaron artistas de todas las escuelas: gente formada en Timbre 4, con Alezzo, con Bartís, con Julio Chávez, con Catalán, artistas que vienen de la tele, del off. E intentamos mantener la misma cantidad de directoras que de directores. Siempre nos tiene atentas ese punto, es nuestro granito de arena a la lucha que estamos teniendo las mujeres".

Por Microteatro pasaron nombres como Paola Krum, Elena Roger, Luis Ziembrowski, Marco Antonio Caponi, Peter Lanzani, Julieta Nair Calvo, Leticia Brédice, Inés Estévez, Daniel Hendler, Julieta Otero, Azul Lombardía, Corina Fiorillo, Gonzalo Urtizberea, Omar Calicchio, Sofía González Gil, Candela Vetrano, Dalma Maradona, Franco Masini, Nelson Rueda, Magalí Sánchez Alleno, Diego Reinhold, Laura Silva, Diego Lichtenstein, Gerardo Chendo y Nelson Valente, entre muchos otros.La participación del público -no por obligación, pero sí por cercanía- logró una experiencia que para Julieta Novarro es absolutamente positiva. "Hoy, después de un año y cuatro meses, la posibilidad de tener un acceso a un teatro con más libertad, en el que se puede entrar y salir, se puede ver teatro sin tener que dejar de hacer otra cosa, que no te pide exclusividad y, sobre todas las cosas, que tiene un valor tan accesible, sobre todo para gente joven, se volvió casi una necesidad. A tal punto que los productores están pensando cómo generar propuestas de este tipo. Porque recibimos muchos jóvenes que se acercan al teatro de esta manera. Eso para nosotras, que somos teatreras de toda la vida, es una bendición".

Por fin de semana pasan por Microteatro más de dos mil espectadores. Para los tiempos que corren, es un verdadero fenómeno. Las curadoras reciben muchísimas propuestas, más de 300 al mes, y aseguran que las leen todas. "Llega de todo, es una convocatoria abierta que está en las redes. Gente de cine que por primera vez quiere dirigir teatro, gente de teatro de toda la vida que quiere hacer esta experiencia porque sabe que es distinta. Es muy particular hacer cuatro o cinco funciones por día. Los actores y las obras se modifican, crecen muchísimo, porque en una semana ya hicieron 25 funciones. Todas las obras que elegimos son argentinas y es fundamental, porque Microteatro se convierte en un espacio de trabajo para los autores, los directores y los actores", agrega Scápola.

El desafío sigue siendo para ellas mantener la calidad de las propuestas. "Una escena puede ser realmente conmovedora. Así como un cuadro puede conmover en una primera mirada lo mismo sucede con el teatro. Nosotras apostamos a eso".

Durante enero y febrero seguirán las funciones de las dos sesiones con las cuenta el formato. La Central, de miércoles a domingos desde las 20.30, y la Golfa, después de las 22.45 y que tiene propuestas distintas según los días, seis obras los miércoles y sábados y otras seis los jueves y viernes. En enero el tema que vertebra todas las piezas será "Por una noche" y en febrero, "Por la locura" y pasarán artistas como Gustavo Garzón, Romina Ricci, Milita Bora, Tamara Garzón, Mey Scápola, Daniel Marcove, Gonzalo Urtizberea y Alejo García Pintos, entre otros.

Microteatro Buenos Aires

  • Serrano 1139.
  • De miércoles a domingos, desde las 20.30.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.