Teatro. El catalán que sedujo al público porteño