El drama se nutre de cuentos