El Molière de Honor para Arias

Tras recibirlo, llega mañana al país
Alejandro Cruz
(0)
14 de mayo de 2003  

Ayer por la tarde, Alfredo Arias tenía puesta toda su energía en un trámite tan poco glamoroso como es el armado de una valija (llegará mañana a Buenos Aires). Pero esta vez promete que llegará a la ciudad que lo vio crecer con un nuevo chiche. Ocurre que anteayer le entregaron en París el premio Molière de Honor, el galardón más importante de la escena francesa. "Si Pedro Almodóvar llegó a España con su Oscar, yo voy a llegar a mi país con el Moliére aunque nadie me lo pida", dice en una comunicación telefónica con LA NACION con su habitual humor.

Parece ser que con ese mismo humor recibieron el galardón en el teatro Mogador, ante lo más granado de la escena francesa, el actor norteamericano John Malkovich (que estaba ternado), el ministro de Cultura de Francia y el alcalde de París. En esta oportunidad, la comisión organizadora del premio había encargado al mismo Alfredo Arias la puesta en escena de la ceremonia. Por lo cual, de antemano, le tuvieron que avisar que él era uno de los grandes homenajeados de la noche.

Por ese motivo se encargó de idear su propia aparición en el escenario. "Entraba con un tango de Horacio Salgán de fondo escondido detrás de las plumas de Laura Lago, una bailarina compatriota que en estos momentos está actuando en el Lido. Al final ella debía inclinarse y debía aparecer yo, pero se olvidó de agacharse. Por lo cual, tuve que asomarme entre las piernas de esa mujer maravillosa. Fue todo muy gracioso", apunta Arias, un hombre con una sensibilidad admirable.

Salvada la situación, este señor de enorme talento como intérprete y director dijo que seguirá en la senda "ligera y humorística" que caracteriza sus locuras escénicas. Los premios Molière son asignados por el voto de 2300 miembros de la comunidad teatral francesa, desde autores hasta actores, pasando por directores, escenógrafos, técnicos, vestuaristas y periodistas.

En la trayectoria de Alfredo Arias, que desde hace más de 25 años está radicado en París, se trata del cuarto premio Molière. Obtuvo dos por "Penas de amor de una gata francesa" y uno por "Mortadela", espectáculo que llegó a Buenos Aires. Su gran amiga, la actriz argentina Marilú Marini, no pudo estar en la ceremonia del lunes porque esa misma noche estrenó "Días felices".

Mañana Arias llegará a Buenos Aires con su Molière bajo el brazo y, fiel a sus costumbre, con infinidad de proyectos. Por lo pronto, apenas pise Ezeiza se pondrá a trabajar en "Bomarzo", de Alberto Ginastera y Manuel Mujica Lainez, que se presentará en el Teatro Colón. Aquí también piensa presentar un musical inspirado en "Relaciones peligrosas", con Giorgi Faelli y Alejandra Radano. Fiel a su estilo, no para. Lo cual es una suerte de lujo para los espectadores.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.