El mundo de Sánchez, según Ricardo Bartís