El piso del Colón hecho souvenir

La empresa que renovó el escenario convirtió el viejo en un regalo institucional
Alejandro Cruz
(0)
9 de enero de 2011  

"Saquen esa basura de acá", cuenta Daniel Saramaga, el CEO de Patagonia Flooring & Decks, que le dijeron los encargados de la restauración del Teatro Colón. La basura en cuestión era el piso histórico del escenario de la sala que dicha empresa cambió a nuevo. Buena parte del piso histórico, como muestra Saramaga al abrir un sobre en donde hay un pedazo de madera, estaba arruinado. Otros sectores, no. De hecho, parte de uno de ellos (de 45cm por 27cm y 3cm de espesor) es el que ha transformado en este regalo empresarial.

El presente viene envuelto en un caja con el nombre de la empresa, la madera misma está recubierta por un papel de envolver y –adentro– está el pedazo de piso en donde hay una placa que dice: "Este tablado es un fiel testigo del sublime arte que nos brindaron personalidades como Julio Bocca, Mijail Barishnikov, Rodolf (sic) Nureyev, Leonard Bernstein, Herbert Von Barajan (sic), Zubin Mehta y grandísimos artistas". Al dorso hay un certificación firmada por un escribana y la publicidad que usó la empresa en la que aparece un foto de Julio Bocca acompañado por el siguiente texto: "Bailé sobre los mejores escenarios del mundo, por eso elegí para mi casa a quienes renuevan el Teatro Colón". También hay un gancho para colgar a esta especie de cotillón del Muro de Berlín, pero del Colón.

"Hay mucha gente que se emociona hasta las lágrimas al recibir este regalo", acota, no sin cierto aire ceremonial, Saramaga un día después de que un asistente suyo llamara a este periodista. Es que a raíz de las variadas críticas sobre el estado del piso del escenario del Colón, ellos quieren dar su versión de los hechos (ver recuadro) y defender el trabajo hecho por esta empresa creada hace 10 años cuya misión es "ser una empresa líder mundial en pisos de nivel premium fabricados con maderas exóticas".

El piso del escenario tiene 35,25 metros de ancho por 34,50 de profundidad. Posee un disco de 20,30 metros de diámetro que se usa para cambios escenográficos. Era de petiribí y se cambió por uno que, en los papeles, es de iguales características. Sin embargo, algo de ese intrincado rompecabezas parece haber fallado. Apenas concluyó la función de reapertura del 24 de mayo surgieron las críticas de los integrantes del Ballet Estable. Luego, vino la suspensión de la temporada del Ballet por parte de las autoridades del Colón y, tiempo después, la presentación de dos recursos de amparos.

Durante el complejo trabajo de restauración de la sala a cargo de las dos versiones del Master Plan, la atención siempre estuvo puesta en la acústica de la sala. Sin embargo, una vez que se reabrió el teatro, los problemas terminaron viniendo de un aspecto de la obra sobre el cual no había tanta presión. "Los pisos no están en condiciones, ni los del escenario ni los de las salas de ensayo: están llenos de irregularidades en la densidad, tienen desniveles y el escenario es muy duro", aseguró varias veces Miriam Coelho, primera figura del Ballet Estable del Colón.

A medida que avanzaron las denuncias y los cruces de versiones, Bocca tomó distancia de aquella primera afirmación. "Del piso no puedo hablar porque yo no bailo más; así que no sé. Ahí ya no tengo nada que ver", sostuvo en un reportaje publicado en el diario Perfil quien, como Marcos Mundstock, la otra persona que hizo publicidad para la empresa, tiene su casa con pisos puestos por Patagonia Flooring.

Patagonia Flooring se hizo cargo de la renovación integral del piso del escenario durante los últimos meses de la gestión de Jorge Telerman (elemento que le sirve a Daniel Saramaga para desmentir un presunto vínculo con Mauricio Macri). Según reconoce, se presentó a la licitación a sabiendas de que, de ganar ese trabajo, su empresa se posicionaría mejor en el sector. Llegado el momento, ganó la licitación y realizó el trabajo a lo largo de dos años, siguiendo los parámetros puestos por la empresa constructora Dycasa y la dirección del Ministerio de Desarrollo Urbano.

El trabajo estuvo demorado; tuvo problemas con los plazos de pago estipulados; debió lidiar con plagas de gatos y pulgas, y tuvo que resolver la premura de tener todo listo para la noche de la reapertura. No le importó perder de 40.000 a 50.000 dólares, según reconoce el empresario, porque sabía que no era una obra más. De hecho, tanto en su página de Internet como en el material que entrega a La Nacion, los pisos que puso en los museos Fortabat, Proa y Malba, como la mayoría de los edificios de alta gama de Puerto Madero, ocupan un lugar promocional secundario frente al despliegue que le da al trabajo realizado en el Teatro Colón.

A lo largo de estos años, la empresa logró una importante expansión internacional y obtuvo varios premios. Desde otra perspectiva, Daniel Saramaga ha tenido varios problemas con la Justicia. De hecho, en una nota reciente publicada por Página 12 , se narra la cantidad de fallos desfavorables que comenzaron en 1998, cuando fue condenado a dos años de prisión en suspenso por fraude a través de la empresa Jorsar SA. Su legajo acumula otros varios mojones.

-¿No hubo una determinación a priori sobre qué hacer con el piso histórico?

-No.... "Saquen esa basura de acá", nos dijeron. Es más: nosotros nos llevamos parte, ni siquiera toda la madera. Era basura. Por un tema de marketing, se me prendió la lamparita de convertir a esa basura en reliquia. Vos ahora lo ves así, pero esto era leña... Seguramente, la gente que arregló los telones los habrá tirado a la basura. Yo te puedo asegurar que regalé [todos los pedazos en buen estado] porque, para mucha gente, esto debe de tener un valor único.

Tiene razón: este pedazo de madera tiene un valor único, un valor en el que, al parecer, ni el Ministerio de Desarrollo Urbano ni las autoridades del Teatro Colón repararon. Así es como una empresa contratista decidió hacer un regalo premium con ese retazo de historia de un edificio que fue declarado, en 1989, monumento histórico nacional. ¿Preservará el mismo Teatro Colón parte de esa "basura" de enorme valor simbólico? No hubo manera de saberlo, porque la oficina de prensa del Colón dice no poseer esa información.

"NOS METIERON EN MEDIO DE UNA GUERRA"

Cuenta Daniel Saramaga, de Patagonia Flooring & Decks: "Hay tantas versiones encontradas [sobre el piso del escenario del Teatro Colón] que se ha llegado a un sofisma tan grande que se dice cualquier cosa. Nosotros queremos aclarar que los pisos no son un desastre. Es más, ante una constatación judicial realizada hace unos 15 días, se demostró que el piso del escenario está perfecto; pero nadie lo explica. Se resume todo en que los pisos están mal y los que están mal son los de las salas de ensayo, que no fueron hechos por nosotros. Al escenario le falta el tapete, por eso está duro. Lo prometieron hace meses y no lo trajeron nunca".

-Sin embargo, el informe del juzgado en lo Contencioso Administrativo a cargo del Dr. Cataldo, sobre la base de otro recurso de amparo, dice: "En diversas zonas [del piso del escenario] se observaron maderas deterioradas". Y ordenó al gobierno, en forma cautelar, que en el plazo máximo de cinco días proceda a reparar las partes deterioradas o rotas de los pisos.

-No son maderas deterioradas. Son tapas de ajustes que son originales y que hubo que respetar. Si ahí había agujero técnico puesto por algo, había que respetarlo. Tuvimos auditorías diarias que no nos permitían cambiar nada.

Patagonia Flooring hizo el piso del escenario principal ("que era la cereza del postre", dice el empresario), el foso de orquesta y un salón de usos múltiples. Sigue el empresario: "Si te rompés porque el piso es duro es porque falta el tapete Harlequín, pero yo, ¿qué culpa tengo? Nos metieron en una guerra en la cual lo importante es defenestrar al otro".

Patagonia tiene obras en Dubai, Johannesburg y Nueva York, entre otros lugares. También se ha expandido por los espacio verdes porteños. Es que el Ministerio de Ambiente y Espacio Público le otorgó cinco plazas para que las apadrine sobre un total de 18 espacios verdes públicos a cuidado de privados. Al listado de obras en ejecución, hace unos quince días, Saramaga sumó otra que usa como argumento a su favor: "La Escuela Nacional de Danza, como vieron que lo del Colón estaba muy bien hecho, nos encargaron 25 pistas de baile".

POLITICA DE MANO DURA

Una de las últimas medidas del Ente Autárquico Teatro Colón, a un día del brindis de Año Nuevo, fue suspender a 17 trabajadores. La primera medida del año, la resolución 001, fue ampliar la suspensión de otros 7 trabajadores del Colón por 30 días más. Seguramente, son los que Pedro Pablo García Caffi, director de la sala, considera parte del grupo "cuasi mafioso".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.