Opinión. El repentino auge de Yourcenar