Teatro. El siglo XVIII quería ser veraz