El tango según la visión de Mainetti

Mauro Apicella
(0)
29 de abril de 2004  

Presentación del disco "Tres rincones". Con Pablo Mainetti (bandoneón, dirección, composición y arreglos), Horacio Cabarcos (contrabajo), Hernán Possetti (piano), Germán Martínez (guitarra) y Brigitta Danko (violín). El jueves 22, en el teatro ND/Ateneo.

Nuestra opinión: muy bueno

Piezas propias; tradicionales como "El choclo", en finas versiones; tango canción con la magnífica voz de Lidia Borda, invitada al estreno; una composición de tres momentos para orquesta de cuerdas -ahora trasladada a un quinteto-, y dúos de bandoneón y piano (con otro de los invitados, Adrián Iaies).

Todo esto se escuchó durante la presentación del disco "Tres rincones". Y si la apuesta musical no se convirtió en un show tanguero variopinto es porque Pablo Mainetti, responsable de ese álbum y del show, sabe cómo darles una característica común a los títulos de su programa.

La forma que tomarían esos contenidos fue la premisa del bandoneonista al momento de trabajar sobre el repertorio de este disco. Y el resultado, con conceptos camarísticos, no sólo se nota en el CD, sino también cuando llega al escenario en quinteto de piano, violín, guitarra eléctrica, contrabajo y bandoneón.

Desde lo individual, los instrumentos aportan su color a la sonoridad buscada, pero difícilmente se pueda pensar que cada uno desarrolle un discurso que se sostenga a sí mismo sin el complemento del resto. Hay roles definidos. Los habituales: el empuje llega desde el contrabajo y las acentuaciones desde el piano o el bandoneón. Pero ninguno parece tener firmado un contrato de exclusividad. Sin duda, la mayoría de las veces los cinco forman parte indispensable de ese "todo".

La precisión para que las líneas de cada particella encajen con el resto y, en ocasiones, la economía de notas son otros valores para destacar de este trabajo. De ahí que sean más necesarias que exageradas las marcaciones para los músicos que Mainetti hace con los brazos o con la cabeza (cuando no puede despegar las manos de las botoneras del bandoneón).

Con dos álbumes editados, ya es posible reconocer rasgos propios de este músico, en el modo de terminar una frase o en la manera como emplea los silencios y las pausas. Y esto no sólo aparece volcado sobre su atril. Son recursos que se trasladan a todo el grupo. Por esas formas que Mainetti utiliza, los arreglos parecen estar más cerca de un programa de cámara que de un salón para milongueros. Pero este músico no se desprende de la esencia ni de los códigos del tango. La belleza de los "cantables" (o los "silbables", en el caso de esas melodías que no encontraron letrista) es bien rescatada desde "Julián", "Te vas milonga", "Por una cabeza", hasta temas como "Romance de barrio" y "Volver", que interpretó Lidia Borda para sumarse al estreno de este material.

En el balance quizás haya quedado pendiente un poco más de soltura en los fraseos del bandoneonista; la necesaria para el bloque de temas a dúo con Iaies, momento en el que podría haber ganado mayor expresividad.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.