Ballet del Colón. El turno de bailar los "no tan clásicos"