Joven propuesta con humor

Alejandro Cruz
(0)
24 de mayo de 2003  

"Total", creación colectiva de Los Susodichos, dirigida por Ezequiel Díaz. Con el propio Díaz, Azul Lombardía, Lucila Mangone, Lucas Mirvois, Cecilia Monteagudo y Federico Vaintraub. Vestuario: Malba Villaverde. Luces: Gonzalo Córdova. En El Portón de Sánchez (Sánchez de Bustamante 1034) los viernes y sábados, a las 23.

Nuestra opinión: bueno

Primera escena: una moto Harley Davidson a mil por una ruta. Bueno, no es para tanto. En realidad es una copia con una proyección atrás y un secador de pelo (o algo parecido) para que la cabellera de ellos se desplace libremente. Se trata de "Total", el nuevo espectáculo del grupo Los Susodichos, los mismos que años atrás montaron "Marea". Los mismos que, a pura energía y entrega, ganaron buena fama en el panorama del teatro alternativo.

Rock y comedias

Como jóvenes que son, el trabajo toma elementos del rock, de las comedias de situación televisivas, de la música pop, de los shows de Sony, algo de rap y un toque muy moderno en el vestuario. La mezcla de elementos incluye aspectos bizarros , como la escena en la que las cuatro actrices entablan una cruenta y ridícula lucha libre en medio de un lodazal.

Los Susodichos también se meten con el más puro realismo en una escena de una pareja que habla en la cama; logran un efectivo número de dos balseras cubanas y un desopilante monólogo atravesado por asociaciones arbitrarias. En cada uno de los cuadros entregan todos sus recursos actorales y su capacidad lúdica.

Del caos al orden

De los cuatro espectáculos del grupo, éste es el primero que no está dirigido por Nora Moseinco. La responsabilidad de poner orden al caos -o hacer del caos de imágenes y situaciones la marca del montaje- recayó en Ezequiel Díaz, uno de los integrantes del grupo. Seguramente, por tratarse de su primer trabajo, lo suyo es elogiable. Sin embargo (siempre vienen los fatales peros), el armado de la obra es desparejo, algunas situaciones se alargan (el de la mencionada lucha, por ejemplo) o -en general- las letras de las canciones no se comprenden por problemas técnicos.

"Total" tiene tiempos muertos, momentos en los que la energía o la expectativa del público está por encima de la otra fuerza que sale de un escenario pelado que se va armando ante la mirada de los espectadores. Pero más allá de una totalidad descuidada, la frescura, el humor y la energía de las situaciones siguen siendo la marca de un grupo que lleva diez años de existencia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.