La agencia: el mundo de la publicidad, al desnudo

Jazmín Carbonell
(0)
23 de agosto de 2019  

Texto y dirección: Ariel Núñez / Elenco: Magda Carabajal, Horacio Romero, Alicia Petrosino, Agustín Ortega / Luces: Alejandro Molinari / Sala: Sigue La Polilla, Castro Barros 874 / Funciones: sábados, a las 21 / Duración: 70 minutos / Nuestra opinión: buena

Los creativos publicitarios tratan de vender, de generar un deseo en el consumidor, de convencer a los compradores de que necesitan algo o de que eso que tienen en frente hará sus vidas mejores. En definitiva, para los creativos se trata de generar un deseo en el consumidor, y entonces no importa que sea un político, una gaseosa o incluso algo inconsistente como esa pulsera "milagrosa" que hace diez años salió a la venta prometiendo poderes que equilibrarían la energía del cuerpo. Claro que era un fraude, y mientras algunos se llenaban de dinero a raíz de una exitosa campaña de marketing, muchas personas compraban un pedazo de plástico al que le atribuían dotes fantásticas. Ariel Núñez, director y autor de esta pieza, parte de este hecho para desnudar, sin perder el humor, más bien tomándolo como premisa, estas maquiavélicas empresas dispuestas a todo con tal de vender.

El dueño de esta agencia pasea su inmoralidad orgulloso porque sabe que para vender hay que mentir. Necesita de dos súbditos que entiendan lo mismo que él y que estén dispuestos a cualquier cosa. Toda esta maquinaria perversa seguiría funcionando salvo porque a ellos se suma la encargada de la limpieza, quien suma la voz de todos, el sentido común, la sensatez. La puesta es sencilla y austera, unas ropas tiradas por la escena abren la acción. Las actuaciones son un poco desparejas y por momentos hay excesiva energía para lo que pide la obra, pero sobresale la de Horacio Romero, que con su frescura logra hacer estallar carcajadas en la platea.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.