La fiesta (de despedida) está en el Tabarís

El show de Florencia de la V al que Sofovich le bajó el pulgar
Alejandro Cruz
(0)
30 de mayo de 2009  

Anteayer por la tarde, los programas de chimentos pusieron carteles catástrofe: Gerardo Sofovich no le renovaba contrato a Florencia de la V en La fiesta está en el Tabarís . Después, como suele suceder, vinieron los matices y el chimento del chimento mismo. Lo cierto es que la sociedad entre el productor y director y su actriz fetiche, que dio tan buenos dividendos en Carlos Paz, llegaba a su fin (por ahora). Por eso mismo, anteanoche, apenas entró Florencia de la V al escenario del Tabarís se refirió a sí misma como "la echada". En ese tren, buena parte de sus chistes más logrados tuvieron que ver con esa capacidad que tiene de aprovechar su aquí y ahora.

La fiesta del Tabarís está centrada en la figura de Florencia, quien despliega su habitual y efectivo desparpajo generando un sólido vínculo con el público (que tampoco era tanto). Según la marquesina, ella comparte cartel con Hernán Piquín. Según lo que sucede en el show, la deslucida aparición del bailarín (que por extraños motivos incursiona en este tipo de espectáculos) está bastante lejos de ser coprotagonista. Pero hay un caso más llamativo: Leonardo Veterale, conocido como La Barby, ni figura en el programa de mano.

A lo largo del show, tanto Florencia como el Mago Black (cultor del humor tonto) tienen la manía de pedir aplausos después de cada bocadillo. El público, obediente, hace caso. En contraposición, los que se ganan varios aplausos (merecidísimos) sin requerir pedido alguno son Los Fabulosos Winter, un grupo de acróbatas que hace maravillas. Completan el combo 6 bailarinas y tres ex de "Bailando por un sueño".

Como no podía ser menos, también hay plumas, prolijos números coreográficos, concheros, la típica escalera, algo de humor político, el no menos típico sketch y -claro está- dos vedettes que exhiben sus cuerpos esculpidos en el gimnasio y en varias operaciones estéticas. Así se arma La Fiesta está en el Tabarís que, en el actual contexto, se ha transformado en una fiesta de despedida.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.