Leonor Manso, sensible y profunda. La fragilidad de la extrema lucidez