La hora en que ocurre el suicidio

Luciano Cáceres dirige a Leonor Manso en el unipersonal "4.48 Psicosis"
Pablo Gorlero
(0)
6 de abril de 2006  

Algunos lo pudieron descubrir hace unos nueve años en su propia salita de Boedo, que armó con su amigote y colega Sergio Surraco. Allí, en Quintino, hizo sus primeras armas como director. Siguió su carrera como actor y se ganó un lugar muy interesante en el ámbito teatral. Pero Luciano Cáceres le volvió a encontrar el gustito a la dirección, en 2002, con "Freaks: homenaje a Tod Browning", una obra de culto, a la que le siguieron "Darrón, darrón", "Paraísos olvidados", "Diaria", "Criaturas del aire" y, actualmente, "Acercamientos personales 2", entre otras.

Los trabajos siguieron e incluso se da el gusto de repartir la dirección con la actuación (trabaja en "Nunca estuviste tan adorable", de Javier Daulte, y en la telenovela "Se dice amor"). Hace más de un año, Leonor Manso vio sus puestas "Paraísos olvidados" y "Criaturas del aire" y le gustó su estilo. Por eso, lo convocó para que la dirija en una obra que la sedujo desde que la leyó: "4.48 Psicosis", de Sarah Kane. Sus compromisos actorales dilataron un poco el proyecto, pero este verano se pusieron a ensayar.

"Fue buenísimo que me haya convocado. La obra es muy buena y fuerte. Cuando la leí me puse a pensar cómo la haría. Tenía millones de ideas, pero eran todas de forma, y había algo en el material que no pedía eso, sino un compromiso emocional gigante", explica Cáceres en un intervalo de su trabajo de puesta. "Pero todo apareció con los ensayos en la sala, descubriendo el significado de cada cosa. No sólo aparece el texto de Sarah Kane, sino esta relación cercana que todos tenemos con la muerte, con la pérdida."

Cada ensayo en Elkafka transcurrió como una ceremonia íntima en la que sólo participaban la actriz, el director y el asistente Sergio Aiello. A los que se fueron agregando Eli Sirlin, en las luces, Agustín Garbellotto en el vestuario y la escenografía, y Gabriel Barredo, en el sonido.

"El material dio mucho miedo por momentos. Nos ocurrió ponernos a llorar y tener que cortar el ensayo. Era mucho más potente lo que sucedía con la interpretación de Leonor que aquello que pudiera intentar con la forma. Esas cuestiones de puesta me sobraban. En cada ensayo descubrimos puertas nuevas que se abren y está todo ahí, con tanta claridad, en la piel de una mujer tan verdadera. El espectador sólo tiene que empaparse, dejarse llevar y, por qué negarlo, hundirse en un estado oscuro."

Sarah Kane es una autora británica de culto por las cinco obras que escribió, por su esquizofrenia y por la brevedad de su vida a la que puso fin a los 29 años. "4.48 Psicosis" es su obra póstuma. A los dos años de haberla escrito, se suicidó y fue estrenada cuando ya no vivía. El título alude a la hora en que se cometen más suicidios ya que, según estadísticas de Inglaterra, aproximadamente a esa hora se acaba el efecto de los fármacos psiquiátricos tomados la noche anterior. "La obra es el instante lúcido antes de morir, como un balance de su vida, de sus relaciones, sus faltas, su dolor físico, sus intervenciones psiquiátricas, sus intentos de suicidio anteriores y los efectos de los medicamentos -describe Cáceres-. En el texto aparecen también cosas de la escritora. Su gran drama es la imposibilidad de ser amada."

Toda una experiencia

Luego de 35 ensayos de dos horas, Cáceres y Manso están listos para estrenar, mañana en Elkafka este unipersonal intenso. "Estoy contento con esto y ahora me hago cargo de que soy director. Me voy a seguir equivocando, seguramente, pero es un lugar elegido", confiesa sobre su rol actual.

Por supuesto, el trabajo de dirigir a Leonor Manso es una experiencia que lo marca. "Tengo que confesarte que, al principio, me asusté un poquito por todo lo que representa ella. Hicimos un trabajo muy artesanal, trabajando palabra por palabra. Esta cosa de musicalidad que propone el texto. No está dividido por personajes ni bloques, es como si fuese un verso libre. Además, Leonor tiene una grandeza como persona que me provoca admiración", concluye Cáceres, con entusiasmo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.