Arrojarán sus cenizas al Mediterráneo. La muerte de Adolfo Marsillach