La risa que da el horror

(0)
22 de septiembre de 2017  

Los grandes autores son siempre autores de una sola obra, así que no se puede separar el teatro de Gógol del resto de su escritura. Además de humor, Gógol propone una tragedia que suelo definir como la de los personajes que ríen pero cuyos ojos no ríen. Como dijo Leónidas Lamborghini, trabaja un horror-reír: es la risa que da el horror. Y es que Gógol era un trágico.

El inspector trabaja, además, la mediocridad de la provincianía, que tiene que ver con esa solemnidad ridícula, con esa aparatosidad sin fondo, con la doxa, con el hazmerreír? Gógol es el maestro de la presentación de la burocracia y, si bien eso tuvo una gran continuidad en la literatura del siglo XX, El inspector es una de las piezas madres.

Uno podría decir que Gógol es el Kafka ruso y parangonar El inspector con El proceso . Es un autor rápidamente universal y contemporáneo. En su obra la reposición de contextos no es necesaria, porque la burocracia, los mediocres y el horror que produce la muerte son cuestiones permanentes en el hombre. Gógol es un autor genial: se puede leer en forma permanente y siempre va a hablar de lo que nos pasa a nosotros.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.