Ley del actor, eje de una disputa

Empresarios y Actores defienden sus posiciones frente a la promulgación del decreto; la actividad se vería afectada por los cambios en los costos de producción
Julieta Rovaletti
(0)
1 de diciembre de 2015  

La Asociación Argentina de Empresarios Teatrales (Aadet) convocó a productores, directores, titulares de sala y a la comunidad artística en general, a una reunión que se llevó a cabo la semana última en El Nacional, con la idea de exponer su postura con respecto a las repercusiones que tendrá la implementación de la ley del actor, aprobada por el Congreso de la Nación el 28 de octubre y recientemente promulgada.

Alrededor de 70 personas se hicieron presentes en la sala, de las cuales en su mayoría eran del ámbito empresarial. Arturo Puig, Selva Alemán y Luis Brandoni fueron algunos de los actores que estuvieron en la convocatoria, junto a representantes de la Asociación Argentina de Teatro Independiente (Artei). Justamente esto fue lo que llamó la atención, que además de pocos intérpretes, la Asociación Argentina de Actores (AAA) tampoco estuvo allí.

En ese contexto, el productor Sebastián Blutrach aclaró que Aadet no estuvo presente en ninguna reunión de trabajo previa en función de la ley. "Nos encontramos con una ley ya escrita y promulgada, donde creemos que falta nuestra mirada como una pata fundamental de la actividad. Tuvimos una convocatoria desde el Ministerio de Trabajo para reunirnos con el ministro Carlos Tomada y empezar a trabajar en la reglamentación de la ley", dijo.

El objetivo de esta ley es establecer un marco legal de características especiales a la actividad actoral en todas sus ramas, para que actores, actrices e intérpretes pasen a tener los mismos derechos que el resto de los trabajadores. Hay cuatro puntos que valen la pena destacar sobre la cobertura de la ley: primero, ratifica la condición de trabajadores en relación de dependencia de actores e intérpretes que actualmente se vinculan con el empleador con un contrato eventual o a plazo fijo; segundo, tutela el uso de la imagen de los actores, actrices e intérpretes; tercero, instituye como obligatorio que la conformación del contrato se realice de forma escrita y que su redacción se lleve a cabo conforme las normas establecidas y homologadas en el convenio colectivo correspondiente a cada rama de la actividad. Cuarto y último, le da cobertura desde lo previsional a un colectivo de trabajadores que se caracteriza por su discontinuidad laboral.

Sin embargo hay algunos aspectos de la ley que los empresarios plantean que cambiarían los costos de producción, por lo que la actividad teatral se vería muy afectada a corto plazo. Con respecto a esto, Carlos Rotemberg dijo en el encuentro: "Ahora hay un nuevo socio: el Estado, y lo que antes se arreglaba de común acuerdo entre los actores y nosotros ahora implica un tercer integrante que se lleva cerca del 40 por ciento". El problema recae en que esta variación se aplicará a partir de la temporada de verano que está por comenzar y hay varios contratos ya firmados. Dicen que es más fácil prevenir que curar, por lo que muchos empresarios pusieron una cláusula en algunos de los contratos de sus intérpretes que obliga a rever los términos una vez que entre en funcionamiento la ley, que se espera que sea en febrero de 2016.

Se debe tener en cuenta que uno de los objetivos de esta ley, la jubilación para los actores, está cumplido, más allá de las características especiales que tiene la actividad que desarrollan. Sin embargo, la ley propone que se computen 120 jornadas efectivas de trabajo como un año de servicios con aportes. Por esto Aadet recalcó que al cambiar las categorizaciones de los intérpretes -ya que deberán inscribirse como autónomos o en relación de dependencia- no se contemplan situaciones particulares del actor, como las figuras que encabezan los espectáculos y que usualmente obtienen un porcentaje de la ganancia total de la obra.

Tras el encuentro, Actores emitió un comunicado con graves acusaciones hacia Aadet. En él argumentan que los empresarios quieren convencer a los intérpretes de que "una vez que esta ley sea puesta en marcha no se podrá seguir produciendo obras porque ni los empresarios ni los actores podrán enfrentar el aumento del costo laboral que la ley implica". También aluden a que los actores no tendrán ninguna disminución en sus ingresos por tener que pagar jubilación. Mañana habrá una nueva reunión en la sede de Actores y todo indica que esta disputa está lejos de finalizar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.