Los espacios públicos fueron los preferidos en vacaciones

Concierto dibujado en el Salón Dorado del Teatro Colón
Concierto dibujado en el Salón Dorado del Teatro Colón Crédito: Máximo Parpagnoli
El balance de los espectáculos infantiles mostró una gran afluencia en los espacios libres, que este año tuvieron una variada oferta de calidad para chicos
Juan Garff
(0)
7 de agosto de 2019  

Las vacaciones de invierno están experimentando un cambio climático que va más allá de las alteraciones meteorológicas. La mayor temperatura por concentración de público infantil ya no se vive tanto en las grandes apuestas de la calle Corrientes como en los espacios que ofrecen un abanico amplio de propuestas de calidad reconocida en un mismo lugar. Basta repasar algunas cifras: 200.000 asistentes a medio millar de propuestas en la Usina del Arte, 25.000 niños con sus padres en el Teatro Colón y otro tanto en el San Martín y sus salas asociadas.

La Usina del Arte sumó a su programación musical de primer nivel -Dúo Karma, Koufequin, Cuatro Vientos- ¡Uupiii!, un espacio dedicado a los chicos de hasta tres años de edad. En el Colón se multiplicaron las actividades musicales para y con chicos. Y el San Martín generó el estreno más destacado de la temporada con Recuerdos a la hora de la siesta, una visión de la infancia de María Elena Walsh dirigida por Emiliano Dionisi con participación de actores, bailarines, titiriteros y músicos en escena. Y en el hall del teatro recibía y despedía a los chicos una instalación interactiva con los tópicos de la gran poeta.

En Tecnópolis se registraron 2.150.000 visitantes, atraídos por dinos y exposiciones, pero también por 274 espectáculos, como un show de La Pipetuá y la producción coreográfica suizo-argentina Miniaturas. Al CCK fueron 620.000 personas, la mitad de ellas para la Feria del Libro Infantil, pero también para escuchar a Canticuénticos.

Dentro de las iniciativas privadas se destacó Ciudad Cultural Konex, con 20.000 espectadores. Allí llenó la sala mayor la obra circense-teatral Les Ivans y la máquina de la creatividad y se estrenó Ritmo, la primera obra para chicos de La Bomba de Tiempo.

Recién después aterriza en el ranking de lo más visto, con 15.000 espectadores, El Mago de Oz, producida y dirigida con muchos efectos especiales por Billy Bond en el Teatro Coliseo. Aladdin siguió convocando similares cifras de público en su segunda temporada en el Gran Rex. En tanto, Madagascar, en el Lola Membrives, tuvo dificultades en colmar la sala con dos funciones diarias. Sí mantuvo la fidelización de su público Topa con su show en el Ópera, gracias a la conjunción de su presencia en la pantalla chica y la coherencia con que presenta su personaje a lo largo de varias temporadas.

Según cifras de la Asociación de Empresarios Teatrales (ADET), bajó durante la primera semana de vacaciones un 11 por ciento la cantidad de espectadores de obras infantiles en las salas que agrupa con respecto a igual período de 2018. Esto con un precio de entrada que solo se ajustó un 25 por ciento en promedio, frente al 55 por ciento de inflación. Propuestas de calidad como Huesito Caracú, en el Picadero, de Hugo Midón, en una puesta de Dionisi, cumplieron expectativas, pero con las dificultades que conlleva en la actual situación económica rentabilizar una producción importante. "Todos ponen más de lo que se llevan, pero salimos contentos por lo que hacemos", resume Sebastián Blutrach, a cargo del Teatro del Picadero.

Eventos como el Festival Internacional de Títeres al Sur, organizado por el grupo Catalinas, o el ciclo de títeres organizado en Villa Ballester en el Teatro Espacios por Omar Álvarez encuentran su público como alternativas atractivas, aunque con entrada a la gorra o muy económica. Al igual que los talleres para chicos en museos y la programación de municipios del conurbano. La de San Isidro, por ejemplo, convocó a 28.000 espectadores. Y no solo por la gratuidad, sino también por la calidad: Mariana Baggio, Magdalena Fleitas, Babel Orkesta y Mundo Arlequín llevaron su música al norte del conurbano.

Núcleos independientes, como el Teatro de la Galera en Palermo, mantuvieron en tanto un nivel de actividad parejo. "No competimos ni con las grandes producciones comerciales ni con los espacios públicos, tenemos nuestro público, que nos conoce desde siempre", dice Héctor Presa, director de La Galera Encantada. Una madre en la entrada de un teatro lo graficaba: "Estoy dispuesta a pagar, pero no me quiero clavar". Ni ella ni sus hijos.

Por: Juan Garff
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.