Teatro. Los hombres, una dolorosa adicción