Opinión. Manucho, autor, actor y espectador