María Rojí, en el cabaret