Más teatros en Mar del Plata

Rottemberg inauguró dos salas en el Corrientes, que ya están funcionando
(0)
2 de diciembre de 2001  

MAR DEL PLATA.- Con la inauguración de dos nuevas salas en el interior del complejo teatral Corrientes y el estreno de sendas piezas en los flamantes recintos, el empresario Carlos Rottemberg dio el puntapié inicial de la temporada de espectáculos 2001-2002 del balneario. Anteanoche, a las 20.30, como propietario del lugar y productor de las obras que cada verano pasan por allí, Rottemberg cortó las cintas dispuestas en el acceso al complejo, acompañado por su esposa, Linda Peretz, los actores Osvaldo Miranda y Emilio Disi y el intendente de la ciudad, Elio Aprile.

"Hace más de 20 años que trabajo en esta ciudad, y a la alegría que siento por estar otra vez aquí le sumo el placer que me da haber añadido a la oferta de Mar del Plata estos dos nuevos espacios", señaló el anfitrión. Seguramente, al repasar esas dos décadas transcurridas en estas playas el reconocido productor se habrá remontado hasta aquella representativa sala bautizada Corrientes I -precursora del complejo que hoy ocupa un lugar de referencia en pleno centro marplatense-, donde al levantarse por primera vez el telón subieron a escena Susana Campos y Rudy Carrié, con "Pijama de seda".

Ahora son otros los nombres que aparecen en las marquesinas del edificio, aunque, como repite Rottemberg, "la pasión es la misma de entonces".

A su turno, Aprile destacó "el valor de Rottemberg, que se animó a invertir en Mar del Plata justo cuando la mayoría prefiere esperar a ver qué pasa".

Con nombre propio

Las salas inauguradas, bautizadas Par e Impar, nacieron de la reformulación de los espacios del Corrientes, y en ellas todo es nuevo, desde las alfombras hasta el sistema de iluminación. La primera tiene 92 butacas y la otra, 96. Allí se estrenaron, anoche, "Confesiones del pene", de José Montero, y "No seré feliz pero tengo marido", de Viviana Gómez Thorpe.

"Confesiones..." cuenta con un elenco renovado: Daniel Miglioranza, Marcelo Mazzarello y Diego Olivera, dirigida por Luis Rossi. La otra pieza tiene como única protagonista a Linda Peretz, que también es responsable de la puesta. "Esta es una obra encantadora y les aseguro que quienes vengan se llevarán una gran sorpresa con el final", adelantó la actriz.

"Además -subrayó-, me comunico mucho con el público, y busco constantemente el diálogo para acercarme al punto de vista y al análisis que propone la autora."

Con este nuevo formato, la sala mayor del Corrientes será ocupada desde los próximos días por el Negro Alvarez y Cacho Buenaventura, quienes recrearán aquí su "Casi fórmula uno".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.