Nito Artaza, el ciudadano