Ariel Goldemberg, en el Théâtre National de Chaillot. No se siente extranjero en París