No sólo de Broadway vive el musical

El auge también es local: cada vez se estrenan más espectáculos de creadores argentinos y latinoamericanos
Pablo Gorlero
(0)
16 de enero de 2008  

En 1991, con el estreno de Drácula, el género musical tuvo un antes y un después en la Argentina. A partir de ahí aparecieron cientos de fanáticos, empezaron a pulular escuelas, los musicales se multiplicaron y hoy en día, los artistas integrales preparados para el género ya son de exportación. Es mucho el mérito.

Se habla de que vienen importadas de Broadway Hairspray, El joven Frankenstein, Mamma mía y Cantando bajo la lluvia . Pero también sólo en este verano se estrenan tres musicales, que no son de factura norteamericana o británica. Hoy, en el Lola Membrives (uno de los templos del musical) se estrena la nueva versión de El fantasma de Canterville , de Pepe Cibrián y Angel Mahler; mañana subirá a escena El burdel de París , de Belén Caccia, James Murray y Hernán Bonsergent, en el Premier, y la superproducción La vuelta al mundo en 80 días , en el Opera, con producción de Mario Minckas y autor chileno. Por su parte, en Mar del Plata, están en cartel Mujeres bonitas, de Manuel González Gil y Martín Bianchedi, con Patricia Palmer, Laura Oliva, Natalia Lobo, Emme y Cecilia Milone, y Amores del tango , de y por esta última. Y la lista se completa con El show de las divorciadas , también de González Gil y Bianchedi, con Julia Zenko, María Rojí y elenco, en Villa Carlos Paz.

Hernán Bonsergent y Ariel Ciocco son dos productores amantes del género musical y se lanzaron a la difícil tarea de gestar uno. Convocaron a James Murray y le contaron los tres proyectos que tenían. A él le gustó mucho uno que tenía como epicentro al Moulin Rouge, de París, pero a diferencia de la película, la idea era nutrir al texto de canciones pertenecientes al rock y al pop nacional. Así salió El burdel de París , un musical que tiene una partitura que salta de "El rock del gato" hasta "Aprender a volar", o "Sólo le pido a Dios". "Nos llevó unos seis meses de trabajo hasta que quedó el libro armado entre Belén Caccia, Hernán Bonsergent y yo. Está un poco inspirada en la película, pero más en La dama de las camelias , además de algún guiño a Shakespeare. Nos costó un buen trabajo encontrar todos los temas que encajen con lo que queremos comunicar con cada personaje. Hubo mucha investigación. Y en eso hubo un aporte de todo el equipo. Un día, Patricio Arellano (uno de los protagonistas) llegó con «La vida es una moneda», que resultó perfecta para su personaje", describe James Murray, quien reparte su tiempo también en la dirección de Rent y Jazz, swing, tap 2 . "El haber estado involucrado con varias comedias musicales de libro anglosajón me permitió tener la valentía de incursionar en el armado de uno argentino. Y me impulsa a seguir este camino. Me sorprende la cantidad de musicales que se hacen en el circuito alternativo, por ejemplo", agrega Murray, que es tan argentino como el dulce de leche.

Los protagonistas de El burdel de París son Patricio Arellano, Flavia Pereda, Ana María Casó, Vanesa González, Manuel Feito y Luz Cipriota; la coreografía es de Vanesa García Millán, la dirección musical de Jorge Valiente Noailles, y la vocal, de Federico Sambartolomeo.

Por su parte, Mario Minckas es un gestor de deseos. Tiene la posibilidad y le sale bien. Tuvo ganas de hacer versiones teatrales de personajes que a su hijo le gustaban, como El ratón Pérez, Jay Jay el avioncito, Los padrinos mágicos o Lazy Town , y hasta de una ópera como El emperador de la Atlántida , en el Colón. A él se le antoja y siempre le sale bien. Esta vez se le metió en la cabeza que quería ver (y tener) una versión musical basada en el libro de Julio Verne La vuelta al mundo en 80 días . Se puso a buscar y a investigar qué versiones había y encontró varias. Pero la que más le convenció era chilena. "Armamos un musical impresionante con la idea de que debute en la Argentina, pero que llegue a fin de año a México. Vamos a recorrer varios países. Está dirigido al público adulto, aunque puede ser apto para todo público. Son casi 40 artistas en escena, una orquesta en vivo y hasta un globo aerostático volando. Estoy muy conforme, porque quería que se viera la novela de Julio Verne en forma apasionante, emotiva y divertida. Me encanta formar equipos con gente talentosa", explica Minckas, que se autodenomina un "intuitivo" y que se ufana de tener 78 cambios de vestuario y 11 cambios escenográficos.

El autor y director de la obra es el franco-chileno Zelig Rosenmann, la música es de Jimmy López, y el elenco enteramente argentino está encabezado por Georgina Frére. "La gran diferencia entre participar en un musical traído de Broadway y uno creado acá es que si tenés a mano a quien escribió el libro y al director, podés llegar a ser escuchada y hasta a aportar algo", explica Georgina Frére. "Lo que más me gusta es que, a través de este musical, se da aire a la creatividad local, que hay mucha y es de gran calidad. Además, se apoya a una mirada local sobre una historia conocida, como en este caso."

A la lista se agregará, en abril, el estreno de Pepino el 88 , en el Presidente Alvear (otro templo del musical), con producción del CTBA, dirección y libro de Daniel Suárez Marzal, música de Federico Mizrahi, y un elenco encabezado por Víctor Laplace, Karina K., Alejandro Paker y Coni Marino, entre muchos otros. Y seguramente, con el transcurso del año, aparecerán muchos más, para que los fanáticos tengan sus expectativas cubiertas.

"Yo soy el musical argentino"

Feliz porque este año celebra los 25 años de sociedad con Angel Mahler, Pepe Cibrián se dio varios gustos con el reestreno de El fantasma de Canterville , que se había hecho en 2003, con Damián Iglesias en el rol protagónico. Consiguió el Lola Membrives para hacer una gran puesta en escena; ocupa el camarín que alguna vez fue de su madre, Ana María Campoy, y se subirá a escena para componer uno de los roles secundarios de la obra. "Estoy muy feliz, porque es una de las obras más bellas que hicimos con Angel. Me conecta con la infancia, la fantasía, con la vuelta al cuento de Oscar Wilde", reflexiona Cibrián. El elenco está encabezado por Federico Picone, Giselle Dufour, Juan Carlos Ferraris y Lorena García Pacheco.

-¿Por qué decidiste volver a subirte a un escenario?

- Siempre envidié a mis actores que tienen esa posibilidad de cantar con tantos músicos. En este caso, hay un personaje chico que me pareció ideal: el marqués de Canterville. Yo soy el marqués de mi castillo del teatro, y estoy rodeado de mis fantasmas de teatro y de familia. Sin pretensión de sorprender, me pareció simpático hacerlo. Pero es un juego por un rato nada más.

-¿El musical argentino sos vos?

- Sí, en muchos puntos. Porque fui el primero y el único durante años, incluso antes de que surgiera Drácula. Salvo nuestros antecesores, como Canaro, Pelay, Pondal Ríos y Olivari, siempre lo hice yo. Era un género desvalorizado. Y la euforia nacional actual por el musical no la despertó Mame , la generó Drácula . Por eso, me siento orgulloso de ser el precursor y el mantenedor de esto.

-¿Sentís tu impronta en otros musicales nacionales?

- Sí. Noto que hay cosas mías. Pero está bien, porque en los musicales míos también hay cosas de otros. Lo que no me gustaría es que me copien. Porque para eso estoy vivo. Me gusta que me rompan, me destrocen y me rearmen hasta que hagan su estilo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.