Teatro. Otra vuelta a un clásico surrealista