Para el teatro marplatense, siempre sale el sol

La actual temporada anticipa ser aún mejor que la anterior; hay más salas y obras, en tanto que los precios se mantienen como en el verano pasado
Pablo Sirvén
(0)
20 de diciembre de 2009  

Como si no hubiesen sido suficientes las proezas que hizo Mar del Plata con su taquilla teatral el verano pasado, cuando el mundo y también la Argentina se habían metido debajo de la cama por miedo a los efectos siniestros de la crisis global, los cómputos preeliminares de la temporada que acaba de comenzar marcan un aumento del 100 por ciento en la cantidad de tickets vendidos, al menos en las tres primeras semanas del presente mes de diciembre. Son números más que auspiciosos que subrayan la buena senda que está tomando esa importante plaza veraniega después de años de depresión (el piso fue en el verano 99/00: 230 mil entradas vendidas).

La tendencia ascendente en la venta de entradas en el principal balneario argentino se viene dando de manera ininterrumpida de 2002 para acá y ya estaría en el orden de las 500 mil por temporada, aunque todavía sin alcanzar el récord (verano 86/87: 760 mil).

El 22 de febrero de 2009, esta columna, con el título de La ciudad que venció a la crisis global , dio cuenta del fenómeno que iba exactamente en sentido contrario a la recesión económica que parecía abatirse sobre el mundo por aquellos días.

Insólitamente, a mediados de enero del último verano, la taquilla de los principales espectáculos presentados ostentaba una retracción en la venta de entradas de alrededor del 17% en comparación con el mismo período de 2008, pero después todo eso se modificó sorprendentemente y cuando la temporada llegó a su fin en marzo, había repuntado con muy buenos números (3 por ciento más que en 2008).

Los empresarios, muy optimistas, ahora decidieron redoblar la apuesta y en esta temporada hay más salas en funcionamiento, más obras y más funciones.

Se perfilan tan bien las perspectivas, y se tienen tanta fe que, lejos de recelarse, los empresarios teatrales Carlos Rottemberg, Lino Patalano y Pablo Pérez Iglesias, entre otros, confraternizan entre ellos en vez de mirarse con desconfianza y se cruzan en cenas en las que intercambian sus bienaventuranzas. Hasta confían en que no habrá, como en temporadas pasadas, apenas dos o tres ganadores y muchos perdedores, sino que la mayoría de las compañías funcionará de medianamente bien para arriba.

Hay varias razones para que este año pueda funcionar de maravillas la recaudación teatral de la costa: en primer lugar el precio de las entradas (que el verano pasado había aumentado un 24% en relación con el de 2008) mantiene su valor inalterable, absorbiendo costos de producción que se han encarecido entre un 20 y un 30 por ciento.

Pero los empresarios consideran que al ser los precios más amistosos, el público se animará a ir más de una vez al teatro, y no sólo por una cuestión económica, sino por la gran diversidad que presenta este año una cartelera por demás atractiva y llena de primerísimas figuras, que algunos ya se atreven a calificar de la mejor de los últimos veinte años.

A pesar de tener las salas de Mar del Plata un lucro cesante durante el resto del año, las entradas, por lo general, están más baratas en esa ciudad marítima que en Buenos Aires.

Este año, además, se agrega un factor que estimulará una mayor actividad nocturna. Al no volverse a atrasar los relojes una hora como en veranos anteriores, el día no será tan kilométrico ni la noche tan corta. Mucha gente alargaba su estada en las playas cuando el tiempo lo permitía y cuando llegaba a sus casas caía rendida y no volvía a salir.

Así y todo, el cambio horario perjudicó más al primer turno de los restaurantes que a la primera función del teatro, que mantuvo en buen nivel su concurrencia, aunque tuviese que entrar a la sala cuando afuera todavía había claridad diurna.

Es de suponer que una noche que arranca más temprano convocará todavía a más público. "Ni en los mejores sueños pensábamos que la temporada estaría tan arriba en relación con la pasada", confía Javier Faroni.

Con medio millón de entradas vendidas en la temporada anterior, ahora se intentará acrecentar ese 18% aproximado de turistas que pisan algunos de los teatros marplatenses durante las vacaciones. De esa manera, podrían superarse los 40 millones de pesos de recaudación del verano 2009 cuando la presente temporada quede atrás.

Aún no ha comenzado enero; el grueso del turismo no ha llegado y ya hay cinco obras convocantes en cartel, si se suman los estrenos, anteanoche, de sendas revistas de Nito Artaza y Miguel Angel Cherutti. En los próximos días se agregarán en el circuito comercial unos once espectáculos más.

"Nunca hubo 14 salas de gran capacidad al mismo tiempo, además de otra decena de mediano porte y otra decena de pequeñas", comenta Carlos Rottemberg, quien por sí solo aporta mucho en la materia (a los teatros Corrientes, Atlas y América que ya tenía, agrega en esta temporada el Neptuno y el Lido) y transita ya su 32a. temporada consecutiva como activo empresario teatral de la Feliz.

El día de Navidad reabrirá sus puertas la sala del Teatro Provincial, bajo la atenta mirada de Pablo Pérez Iglesias (que también es dueño del Güemes, fuera del circuito teatral del centro, pero muy activo) y el productor Pablo Baldini.

Por su parte, el desembarco de Lino Patalano en el complejo Roxy/Radio City y de Nito Artaza, en el Tronador y el Carreras, y la conversión del restaurante Tío Curzio en teatro muestra la entusiasta efervescencia que el negocio teatral está despertando en el balneario.

Dentro de las pocas contras que podría opacar la actual temporada está el adelantamiento del comienzo de clases para el 1° de marzo, lo que afectará y acortará aún más un mes ya de por sí corto como febrero.

También la polución de mediáticos televisivos, que se traslada al mar (Zulma Lobato, Jacobo Winograd, Ricardo Fort y Jorge Rial, entre otros) podrían bajar por demás el buen nivel al que apunta la mayoría de los espectáculos.

Dato curioso: Fantástica , la revista de Carmen Barbieri aumentó en un 36 por ciento la cantidad de espectadores, comparando la primera quincena de diciembre de 2009 con la de 2008, pese a tener que vérselas ahora con dos tremendos tanques como son Más respeto que soy tu madre (Antonio Gasalla) y Brujas .

Habrá más informaciones para este boletín...

psirven@lanacion.com.ar

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.