Eleonora Wexler y Alejo García Pintos. Perfil bajo, pero prestigio indiscutible