Opinión. Peter Brook: ante todo, el corazón