Policial desopilante que viajará a Berlín

Alejandro Cruz
(0)
2 de junio de 2001  

"La escala humana" , de Javier Daulte, Rafael Spregelburd y Alejandro Tantanian. Con María Onetto, Gabriel Levy, María Inés Sancerni, Héctor Díaz y Rafael Spregelburd. Luces: Mariano Dobrysz. Vestuario: Julieta Alvarez. Escenografía: Jorge Macchi y Oscar Carballo. Música: Nicolás Varchausky. Dirección: Daulte, Spregelburd y Tantanian. Sala: Callejón de los Deseos.

Nuestra opinión: muy bueno.

"La escala humana" lleva la firma de Javier Daulte, Rafael Spregelburd y Alejandro Tantanian, tres integrantes del desaparecido grupo de dramaturgos Caraja-ji, que volvieron a juntarse para concretar, por primera vez, un trabajo del cual son los autores y directores.

En el proceso de escritura se largaron a inventar las reglas de este puzzle teatral adoptando el camino más inteligente y riesgoso: el de tomarse todas las libertades del caso. Así se fueron despojando de algunas ataduras que identifican la producción individual dejándose llevar por un camino sumamente creativo.

"Lo que hubo fue una rara sintonía en la que tres personas visitan un territorio desconocido y ajeno: el fabuloso territorio del otro ", escriben en el programa de mano y el resultado de esa visita se aprecia en la obra. En este primer aspecto el trabajo demuestra una gran madurez individual y colectiva.

Pero más allá de las reglas internas que llevaron a crear este juego teatral, el resultado final es una pieza en la que el humor se convierte en el motor de este engranaje de causas y consecuencias. Un engranaje con ciertos links que constantemente logran mantener la atracción del público. Así armaron un policial con algunos toques grotescos, en el que los tres hijos se convierten en cómplices de una madre compulsiva hambrienta de sangre humana. Y para agregar más datos, aparece un policía -que se enamora de esta señora de apariencia tierna y sobreprotectora-, que también posee móviles ocultos que lo llevan situaciones casi almodovarianas.

Con estas fichas en movimiento, este trío de directores y dramaturgos armó una pieza con momentos realmente desopilantes. Una trama en la que la sorpresa se convierte en la mejor arma logrando un efectivo juego escénico.

La escala actoral

Y para que este planteo funcione a la perfección, María Onetto, en el papel de la madre, se convierte en un disparatado hilo conductor. Esta excelente actriz (que ya había asombrado al público local y barcelonés con "Faros de color") saca a relucir una gama de recursos de primera línea. Su trabajo es verdaderamente fantástico.

Junto a ella están sus tres cachorros (María Inés Sancerni, Gabriel Levy y Héctor Díaz, en el papel de los hijos), que no le pierden pisada, que potencian el juego, que demuestran estar al servicio de un espectáculo con toques de comedias de enredos. El sólido y efectivo elenco se completa con el mismo Rafael Spregelburd, que da vida al policía.

Con estos talentos al ruedo, "La escala humana" se convierte en uno de los espectáculos más interesantes de la alicaída escena alternativa (u off , o de teatro de arte, o como quiera llamársela).

Luego de su paso por la sala Callejón de los Deseos, el espectáculo recalará en el Hebbel Theater, de Berlín. Un sitio acostumbrado a albergar propuestas locales de peso (por allí ya pasaron montajes de Ricardo Bartis y Federico León) y que ahora cobijará a este trío que probará suerte en tierras alemanas.

Es decir, del Abasto a Berlín. Una escala que suena tan disparatada como la misma historia de esta familia tan naturalmente border .

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?