Rusalka: una propuesta austera que no logra lucirse