Sarah Kane, en el Abasto