Opinión. Shakespeare, Kyd y la computadora