Si no hay actuación, no alcanza el simple humor