Sólo cuatro buenos actores

(0)
9 de abril de 2007  

Jamel. Teatro sin animales . Dramaturgia: Pablo Cedrón. Intérpretes: Carlos Belloso, Ernesto Claudio, Marcelo Mazzarello, Pablo Cedrón. Diseño de escenografía, vestuario y utilería: Pablo Cedrón. Diseño lumínico: Leandra Rodríguez. Asistente de dirección y producción: Martín Lavini. Dirección: Jürgen Richtoffen. En la Ciudad Cultural Konex.

Nuestra opinión: bueno

Cuatro marinos esperan, encerrados en un submarino, las órdenes necesarias que los lleven a actuar ante la inminencia de una revolución en el país. Afuera todo parece estar convulsionado, mientras que adentro las vivencias de los cuatro hombres irán definiendo sus verdaderas conductas en un juego teatral, más valioso por la capacidad de los intérpretes que por las cualidades propiamente dichas del texto.

La espera de esos hombres tiene su valor por cuanto el tiempo les posibilita mostrarse en una intimidad que los expone como seres muy oscuros y siempre patéticos. En tanto dramaturgo, Pablo Cedrón presenta un material en el que asoman con claridad ciertas motivaciones, pero cuya acción continuamente se ve dispersada porque, antes que una elaboración precisa de conflictos, prefiere dejar que los actores desarrollen sus personajes, a veces más allá de las limitaciones de una verdadera trama.

Creatividad actoral

Cedrón hace un sutil repaso por algunos hechos de la historia argentina y su propuesta se apoya en un humor que al espectador atento lo conducirá a una severa reflexión. Su planteo resulta interesante, pero su desarrollo se quiebra continuamente y, en más de una escena, es notorio que los cuatro actores apelan a sus recursos interpretativos para potenciar un trabajo que desde lo textual no los contiene debidamente.

Carlos Belloso, Ernesto Claudio, Marcelo Mazzarello y Pablo Cedrón construyen a esos cuatro personajes con suma vitalidad y, verdaderamente, sus encuentros y desencuentros en escena demuestran que el juego que han creado los divierte y tratan de explotar esas relaciones al máximo. Eso trasciende y el público disfruta de ocurrencias que siempre sorprenden y exponen una buena dosis de creatividad actoral.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.