Tantanian, intérprete en dos continentes

"De lágrimas" vuelve al Club del Vino
(0)
3 de abril de 2005  

Después de una temporada en la que se mantuvo casi aislado del ambiente teatral porteño, el actor, autor, director y cantante Alejandro Tantanian retorna y lo hace cargado de proyectos en la Argentina y en Europa.

Después de su último unipersonal, "De protesta", decidió hacer un paréntesis y ese tiempo le permitió ordenar y redefinir propuestas laborales. Claro que en 2004 no estuvo sin trabajar: una exitosa gira por Alemania y el Reino Unido, con su otro unipersonal, "De lágrimas", le posibilitó confrontar su experiencia con públicos muy distintos. Muchas demostraciones de interés lo convencieron de la posibilidad de retornar con "De lágrimas" a Buenos Aires (que ya había estrenado en 2002) y el Club del Vino vuelve a ser el escenario escogido para dichas presentaciones. Las funciones serán los domingos de este mes y de mayo, a las 19.30.

El espectáculo está renovado y su programa incluye nuevas canciones, pero su espíritu sigue siendo el mismo: reconocer en un amplio repertorio, que va desde el Barroco hasta la actualidad, una serie de composiciones en las que las lágrimas aparecen como leit motiv.

El proyecto de creación de esta propuesta le posibilitó a Tantanian no sólo una profunda investigación respecto de los temas a incluir, sino que además su labor fue compartida por un grupo de músicos que lo acompañan y que participaron de las decisiones a la hora de decidir el programa.

Según destaca el intérprete, éste es el primer trabajo en el que consigue una fuerte adhesión del público. Cuenta asombrado que en Sttutgart los espectadores, luego de escuchar la última canción -con ritmo de candombe-, patearon con fuerza el piso de la sala, con lo que mostraron su aprobación del espectáculo.

Las biografías

Mientras "De lágrimas" esté en funciones, Tantanian ajustará los ensayos de "Los mansos", una de sus últimas piezas teatrales, que estrenará a comienzos de julio en El Camarín de las Musas. Interpretada por Luciano Suardi, Stella Galazi y Nahuel Pérez Biscayart, la experiencia lleva ya un tiempo de ensayos. La idea gira alrededor de la vida y la obra de Dostoievski.

"Los temas del autor -cuenta Tantanian- están cruzados con mi biografía personal y con la de los actores. Dostoievski hacía eso casi como un procedimiento consciente. Tomaba hechos puntuales de su vida y los ficcionalizaba o, a veces, los ponía en boca de un tercero. Se trata de una investigación, por un lado, sobre la ficción y la realidad y, por el otro, tratamos de definir los límites de un personaje: ¿qué es el yo en el teatro?"

En "Los mansos" el espectador podrá descubrir que ese yo está fragmentado y a la vez distribuido en el espacio escénico. Cada actor tendrá una parte de él y los tres completarán el mundo personal de un ser mayor.

Este interés por lo biográfico se continúa en otra experiencia que está preparando el autor, pero esta vez el estreno se producirá en el marco del Festival de Bruselas en 2006. El artista libanés Rabih Mroué dirigirá un texto de Tantanian -aún en preparación- en el que el creador argentino se aproxima al mundo familiar materno, sobre todo en las implicancias de una inmigración rusa que llega a la Argentina después de la Segunda Guerra Mundial.

Esa historia tiene una línea que se conecta con la vida del director Mroué, por lo cual el proyecto mostrará aspectos comunes de artistas muy alejados de sus espacios cotidianos: Beirut-Buenos Aires.

Pero hay más proyectos creativos en la vida de Tantanian. El tercero está ligado con "Romeo y Julieta", de William Shakespeare. Es que estrenará en 2006 una particular versión suya en Suiza, con actores germanohablantes. El teatro de Lucerna será el espacio de la representación y la versión, que comparte con el músico Edgardo Rudnitzky y el artista plástico Jorge Machi, tendrá algunas variantes respecto del original.

Según cuenta Tantanian, "la idea es trabajar el relato pero vinculado con la visión de un niño y un anciano. La historia será contada en su línea más clara, con menos peripecia, pero confrontando las dos miradas generacionales". El espectáculo tendrá además una fuerte impronta musical.

Por ahora, los espectadores de Buenos Aires sólo podrán ver al artista en su faceta de cantante. "De lágrimas" lo trae nuevamente al ruedo y con muchas expectativas.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?