Conflicto sin fin. Teatro Colón, de la protesta a la justicia