Teatro en el mundo

Turner, otra vez desnuda. Banderas, a escena. El Descueve, en Chile.
Turner, otra vez desnuda. Banderas, a escena. El Descueve, en Chile.
(0)
27 de enero de 2002  

  • Turner, otra vez desnuda. Dos años después del éxito que obtuvo en Londres con “El graduado”, adaptación escénica del film del mismo nombre, Kathleen Turner, de 45 años, sigue sin tener pudor en exhibirse desnuda en la versión neoyorquina de esta obra. En su gira de preestreno, antes de presentarse en Broadway en marzo de este año, la actriz confesó que a pesar de tener dos años más se siente todavía con el atractivo sexual suficiente como para realizar un buen papel ante sus compatriotas. Solamente se quejó de una artritis reumatoidea que, afortunadamente, está en remisión. En esta puesta de “El graduado” la acompañan Alicia Silverstone y Jason Biggs.
  • * * *

  • Banderas, a escena. Como un descanso entre película y película, el español Antonio Banderas está más que dispuesto a debutar en un escenario de Broadway. Lo hará en enero de 2003, en el Roundabout Theater, con “Nine”, musical basado en la película “Ocho y medio”, de Federico Fellini. La pieza tiene un gran protagónico masculino: un director ya de edad madura que, en medio de una crisis emocional, rememora a todas las mujeres que estuvieron sentimentalmente vinculadas con él.
  • La primera versión conocida del musical se realizó también en Broadway, el 9 de mayo de 1982, con Raul Juliá en el papel protagónico, puesta que obtuvo dos premios Tony: al mejor musical y a la mejor actriz protagónica, Liliane Montevecchi.

    En 1997 se conoció la versión porteña, dirigida por el inglés David Leveaux e interpretada por Juan Darthes.

    * * *

  • El Descueve, en Chile. Después del éxito porteño que obtuvo “Hermosura”, El Descueve decidió armar sus valijas para llevar el espectáculo a Santiago de Chile, donde se presenta en el festival Teatro a Mil. El grupo, que ya cumple diez años de trayectoria, hace funciones que culminan hoy.
  • En las presentaciones, a pesar del contenido erótico, que inquieta al público chileno, obtuvo una buena respuesta de los espectadores.

    La directora Ana Frenkel explicó que la propuesta consiste en la presentación de tres parejas que expresan las relaciones y diferencias que hay entre los géneros. Pero no es una indagación intelectual ni narrativa, sino emocional.

    Se puede considerar que se trata de un music-hall en el que se combinan juegos con una estética muy definida.

    MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.