Teatro. Tiempo para el hastío y el descubrimiento