Un biodrama familiar, con plumas y lentejuelas

Leni González
(0)
11 de enero de 2019  

Nuevamente juntos, un amor de revista

Nuestra opinión: buena

Autores: F. Bal, S. Bal y Guillermo Marín. Elenco: Carmen Barbieri, Santiago Bal, Federico Bal, Valeria Archimó, Marcos Bicho Gómez y elenco. Coreografía: Valeria Archimó. Música: Daniel Vila. Dirección general: Federico Bal. Teatro: Atlas, Corrientes y Luro. Duración: 120'.

Es probable que más de uno esboce una sonrisa al encontrar el nombre del mediático Federico Bal como director. Una vez más, el prejuicio cae derrotado. Porque toma muy buenas decisiones para resolver dos cuestiones innegables: una fuerte tradición familiar asociada a la revista porteña y el monstruo chimenteril que los tres –papá Santiago, mamá Carmen e hijo– alimentan hace años. Une ambas partes en un biodrama de los Bal-Barbieri, el show dentro del show, la metarrevista: cómo hacerla hoy cuando la vara del humor y la transgresión cambiaron y cómo, además, juntar en un escenario a una expareja después de tanta pelea pública.

De entrada, todas esas costuras quedan a la vista. Cuando empieza, en lugar del gran cuadro de brillos y plumas, vemos preparativos, backstage, un equipo en la línea de largada. Y la primera página del cuento, es la charla de café entre un padre que insiste con la vieja usanza machista y un hijo que lo corrige porque "eso no va más". Ese ida y vuelta se convierte en un gran momento cuando Santiago pruebe distintos monólogos siempre rechazados por Federico. Con el asesoramiento artístico de Valeria Ambrosio, todo el espectáculo mantiene esa conversación entre lo anacrónico y lo actual, entre lo esencial y la moda pasajera. Por eso también habrá un segmento con la antológica escalera y coreografías, con fondos de pantalla.

Carmen Barbieri cumple el papel de la que no quería aceptar y finalmente, lo hace. Mientras juega la comedia, tiene su monólogo de capocómica (el yo escénico que propone es el de una figura que comete equívocos como cualquiera, contado en un tono casi cansino, sin exaltación) y cruces con Mica Viciconte (una proto Moria Casán por su desenfado) y la bonita Sol Pérez que muestra sus atributos en "modo familiar". En dos segmentos aparte, aparece solo el efectivo humorista Marcos "Bicho" Gómez: un monólogo sobre el matrimonio y un sketch de una locutora que termina borracha. La presencia de la bailarina y coreógrafa Valeria Archimó es para destacar porque es muy aplaudida no por su popularidad –tiene bajo perfil– sino porque cada uno de sus movimientos resulta impecable, bien acompañada por el ballet. El final es una sorpresa para nada difícil de imaginar: un "the end" de comedia romántica por parte de dos personajes que, criticados o no, dedicaron su vida a la actuación.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.