Un creador que se mueve entre mundos opuestos

Estrena Conurbano I y prepara otras dos propuestas que unen dos de sus pasiones: el teatro y la historia
Carlos Pacheco
(0)
26 de abril de 2013  

Narrador, dramaturgo, director, músico, astrólogo aficionado, especialista en genealogía, coleccionista de libros. Así de amplio es el mundo por el que circula Gonzalo Demaría, un artista múltiple convencido de que la actividad teatral es su verdadera vocación, y por lo tanto él responde a ese llamado.

Gonzalo nació en Buenos Aires y no sabe muy bien de dónde deviene esta atracción por el arte. Recuerda que su familia le habló de un tío abuelo que fue niño actor y, sobre todo, una enorme biblioteca en la casa de su abuelo, durante la infancia, donde se permitía leer libros que estaban vedados para los niños y que a él le despertaron un profundo interés por la palabra, las historias. Es sobrino bisnieto de la Madre María. Y a ella la liga también con el teatro. Muestra a este cronista una carta de 1924, donde la mujer narra a una tía del autor que viajará por Tres Arroyos, Pringles, Balcarce y Mar del Plata cumpliendo funciones sanadoras. Demaría comenta que, "en realidad, parece una actriz describiendo una gira por diversos pueblos de la provincia."

Una rápida mirada sobre la producción de Gonzalo Demaría no permite reconocer que el autor se interese por una temática en particular. Por el contrario. En su obra se conjuga lo culto con lo popular, historias urbanas y otras fantásticas. "Es que soy muy lector -cuenta-. Con cada cosa que leo se me aparecen imágenes. Por un lado, es cierto, necesito buscar materiales en mundos opuestos y ver qué sucede cuando se confrontan. Todo me da curiosidad, todo me interesa. Como soy astrólogo aficionado también podría decir que eso tiene que ver con la oposición Júpiter/Saturno."

En esta temporada, Demaría estrenará tres obras en Buenos Aires. La saga comenzará esta semana con la presentación de Conurbano I , a partir del viernes, en la sala Hasta Trilce. El elenco está conformado por Daniel Campomenosi, Fanny Bianco y Fabián Minelli.

Como sucedió en dos de sus últimas propuestas, La anticrista y el cordero de ojos azules , lo místico circula por toda la pieza aproximando ciertos rasgos de delirio que fácilmente desconciertan al espectador. La historia muestra la vida de un antipapa y su secretario. "De alguna manera estos personajes primero fueron artistas de variedades y se reciclaron en un papa y un secretario de Estado -explica el dramaturgo-. Así le sacaron dinero a gente del conurbano y ahora, en su decadencia, montan un juego para una mucama. La obra camina entre lo sagrado y lo profano, entre la comedia de living más vulgar y lo sublime."

No siempre le gusta dirigir a este creador. Él cuenta que lo hace excepcionalmente. "Con esta pieza en especial pensé que me iba a divertir. No me muero de entusiasmo por dirigir, ni me considero director. Si me ha ido bien en determinadas experiencias de dirección es porque no lo hago mal, porque sé hacia donde voy, debo saber trasmitir bien cosas a los actores. Yo soy un autor, aunque te diría que tampoco estoy tan seguro de ser dramaturgo. Algunos materiales creo que son muy precisos y entonces siento que debo dirigirlos."

El resto de los proyectos por estrenar este año: el monólogo La maestra serial, que está ensayando Lucila Gandolfo, donde parte de una maestra descendiente de aquellas docentes de Boston traídas por Sarmiento a la argentinas que, en este caso, "sale a educar o morir" y El diario del Peludo , que seguramente dará a conocer en septiembre. En esta pieza muestra la relación entre el hombre que le leía diariamente un periódico falso a Hipólito Yrigoyen (anécdota muy divulgada en la época) y el canillita que cada mañana llevaba ese diario.

  • Conurbano I

    De Gonzalo Demaría

    En Hasta Trilce, Maza 177.

    Viernes, a las 21.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.