Mar del Plata. Un grupo de monjas delirantes abrió la temporada estival