Un Lorca entrañable

Carlos Pacheco
(0)
28 de octubre de 2017  

La memoria de Federico / Autor y director: Etelvino Vázquez / Intérprete: Cecilia Hopkins. sala: Celcit, Moreno 431 / F unciones: sábados, a las 20 / Duración: 60 minutos / Nuestra opinión: muy buena

Después de haber transitado el mundo literario de Jorge Luis Borges en Gemma Suns (magnífica experiencia realizada a partir del cuento "Emma Zunz") la actriz Cecilia Hopkins y el dramaturgo y director español Etelvino Vázquez visitan el universo de Federico García Lorca. Así construyen un nuevo unipersonal en el que su recuerdo llegará de la mano de la intérprete española Margarita Xirgu. Ella, mientras repasa aspectos de su vida artística, tanto en España como en la Argentina, irá recordando su amistad con el poeta y dramaturgo. Su relato no solo recuperará algunas anécdotas muy atractivas sino que, además, se detendrá en fragmentos de piezas como Mariana Pineda, Bodas de sangre, Yerma o Doña Rosita la soltera.

La investigación sobre ambos artistas es muy minuciosa y de ella sintetizan momentos muy particulares que posibilitan tomar contacto con el pensamiento de los creadores. Las palabras de Lorca, extraídas de diferentes documentos, permitirán ir reconstruyendo algunos momentos de su vida. El anecdotario es amplio. Desde el recuerdo de la primera visita del escritor a Xirgu cuando le entregó el original de Mariana Pineda con el deseo de que la llevara a escena, hasta el encuentro de ambos en Buenos Aires. Una ciudad que recibió a Lorca cargándolo de halagos y en la que ella le pidió que se quedara a vivir, evitando así enfrentarse con las fuerzas del franquismo que ya hacía estragos en España.

Hopkins personifica a una Margarita Xirgu extremadamente sensible. Su amor por Lorca es muy evidente. Habla de él con la dulzura con que puede hacerlo una madre o una compañera muy comprometida con su carrera. A través de su discurso pinta una época apasionada en lo artístico y extremadamente compleja en lo político. Pero no todo se expresa con dramatismo. Asoman algunos instantes con pequeñas dosis de picardía y humor. Entre otras, cuando Margarita lee una crítica aparecida en un diario de nuestro país donde un periodista describe con cierta sorna su técnica actoral.

El procedimiento dramatúrgico que realiza Etelvino Vázquez es sumamente atractivo. Cada situación posee una teatralidad muy intensa y encuentra en Hopkins a la intérprete ideal: actúa, baila, canta, entra y sale de diferentes personajes sin quebrar la acción. Con pocos objetos o un pequeño cambio de vestuario da forma a diversos mundos que atrapan de inmediato la atención del espectador. La memoria de Federico es una propuesta extremadamente entrañable a través de la cual el público podrá descubrir cuestiones desconocidas sobre la relación de dos personalidades determinantes dentro del teatro español.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.