Vacío, el musical de la pandemia