Zorba: la celebración de la vida

La historia que hizo famosa en el cine Anthony Quinn llega hoy a El Nacional, con Raúl Lavié en el papel principal
(0)
24 de mayo de 2003  

""Zorba" es un viaje iniciático, el encuentro de dos culturas, formas de vida, educación. Un aprendizaje. El contraste entre el saber de los libros y el saber profundo de la vida, la diferencia entre información y conocimiento. No es una "comedia musical" convencional, porque ya desde el tema elegido y la novela, que sirvió de base a los autores de la versión teatral, Joseph Stein, John Kander y Fred Ebb, intentaron con Harold Prince un espectáculo distinto de las convenciones del género, más íntimo, sin coristas, sin "números gratuitos". Ellos se interesan por lo social (como en "Cabaret", "Chicago", "El beso de la mujer araña"), aunque con distintos matices y temáticas. En estos momentos, hacer "Zorba" es como leer un buen libro o escuchar buena música: un alimento para el espíritu."

Así presenta la directora Helena Tritek al musical "Zorba", que hoy se estrenará en el teatro El Nacional. El protagonista es Raúl Lavié, acompañado por María Rosa Fugazot, Miguel Habud, Marcelo Trepat, Andrea Mando, Julia Zenko y elenco.

Basada en la novela de Niko Kazantzakis, el mismo texto que inspiró al director de cine Michael Cacoyannis (1964), también tuvo su versión musical estrenada en Nueva York, en 1968, y es recordado en nuestro país el ballet que protagonizó, en 1994, Vladimir Vassilie junto al Ballet de Varsovia, oportunidad en la que el compositor del tema "Zorba, el griego", Mikis Theodorakis, vino al país para ponerse al frente de la orquesta.

Nikos Kazantzakis (1883-1957), escritor griego, licenciado en Derecho, viajó a Francia para estudiar con el eminente filósofo Henri Bergson. Este encuentro le cambió la línea de pensamiento que luego se reflejó en sus libros religiosos y filosóficos, entre los que se destacan "Cristo de nuevo sacrificado" y "La última tentación de Cristo", que fue llevada al cine por Martin Scorsese, en 1988.

Zorba es un hombre vital y telúrico. Un hombre de sangre caliente y huesos sólidos, que cuando padece no evita los lagrimones en sus ojos y cuando está contento no disimula su alegría. Es un soñador y un imaginativo, tiene candor y a veces es brusco, pero en todo momento le canta a la vida o expone su primitiva sabiduría: "No le abras los ojos a la gente, ¿qué vería?, las miserias propias. Dejáselos cerrados para que sigan con sus sueños".

A pesar de haber existido en las puestas escénicas varios intérpretes para Alexis Zorba, sin lugar a dudas el más recordado es el de la versión cinematográfica, Anthony Quinn, que también llevó su personaje a un escenario de Broadway.

En la puesta que se estrenará hoy, el protagonista es Raúl Lavié, hombre relacionado con el teatro musical mucho más de lo que se pueda recordar.

En una pasada de "Zorba", el actor se encuentra ya maquillado y vestido para iniciar el ensayo. No puede evitar sentir los nervios propios del momento. "Tengo más de diez comedias musicales y cuatro de Broadway: "Annie", "Pippin", "Hello Dolly", "El hombre de la Mancha". Ahora "Zorba", que es muy exigente, es el alma mater de la historia. Si uno está bajo en energía, chau. Pero gracias a Dios trabajé con un preparador físico, Jorge Brisco, Mister Mundo y entrenador de deportistas, para hacer este musical. Encaro esto con responsabilidad y seriedad."

Un profesionalismo que ya había demostrado desde los tiempos de El Club del Clan, época de su vida en la que probablemente nunca pensó que algún día se iba a poner en la piel de Zorba.

"Uno nunca se puede imaginar a dónde va a llegar. Tengo 50 años de profesión, que se cumplen este año, y puedo decir que no es de un día para otro que he logrado algo. Siempre busqué no etiquetarme, tenía vocación de crecer. Busqué la posibilidad de acceder al teatro y se me dio en 1965, cuando Juan Silver me llamó para trabajar en "Locos de verano", de Laferrére. A partir de ese momento no paré en el teatro, y ya tengo 30 obras. El año pasado gané un premio como actor dramático por "La noche de la basura". "Zorba" me cae justo en el momento en que estoy profesionalmente más maduro para afrontarlo con propiedad. Ya no tengo el temor de estar ocupando un espacio ajeno: me he ganado el propio. Este personaje tiene una sabiduría de vida, encara todo de frente, poniendo el pecho a las vicisitudes, creciendo con lo que no se aprende en los libros. Todo lo que sabe y puede transmitir es lo que ha aprendido viviendo. Esta comedia está justo en el momento especial que estamos viviendo, aquí y en el mundo. Es un canto a la no violencia, a la vida, al amor y a la libertad."

Esencia de mujer

No existe en el texto original, es un personaje creado para el musical, y Julia Zenko es la figura invitada para interpretarlo.

"Mi personaje tiene varios nombres: mujer, relatora o coreuta; algunos dicen narradora. El personaje fue creado para la versión escénica, para que la historia tuviera ilación y para acentuar el aire de musical. Vi la película muchas veces, y más cuando ya sabíamos que íbamos a participar en esta producción. Se le ha quitado a la obra un poco de tragedia, y Raúl le da un aire porteño con el que todos nos sentimos identificados. Hay una idea de puesta de que sea así. Tiene que ver la visión que tiene la directora."

Los antecedentes de Julia Zenko están relacionados con el canto, pero sin embargo confiesa haber realizado algunos pininos en el teatro.

"Mi primer musical fue "Lo que me costó el amor de Laura", con Alejandro Dolina; después hice "Sin compasión", con el Negro Lavié, donde se intercalaban relatos con canciones. Hice autores nacionales o uruguayos, como Horacio Ferrer y Astor Piazzolla, pero es la primera vez que hago una comedia musical que se hizo en Broadway. La primera vez en una superproducción. Se me está cumpliendo el sueño de expresarme no sólo con la voz, sino con el cuerpo. Aunque sólo canto, la puesta es completa, grupal, con bailes. El leitmotiv es un canto a la vida y la libertad. El pensamiento de Zorba tiene mucho que ver con el mío sobre la vida."

El asistente de dirección, Pedro Utrera, convoca a escena. Los actores, músicos, bailarines y cantantes empiezan a llenar el escenario desde distintos puntos de la sala.

María Rosa Fugazot, espléndida en el papel de Madame Hortense (Bubulina), muestra ductilidad en el canto y flexibilidad en el baile, interpretación que refirma los méritos demostrados en "Chicago".

Se suman Miguel Habud, que da vida a Niko, el joven que se siente transformado por el canto y la energía vitales de Zorba; Marcelo Trepat, como Pavli, el tímido enamorado de la viuda, y Andrea Mango, la joven viuda despreciada por los habitantes del pueblo.

Con gran despliegue

780

Mil pesos

Es el costo total de producción.

488

Luces

Entre fijas, móviles, seguidores y cambiacolores.

41

Artistas

Entre actores y músicos.

248

Trajes

Fueron confeccionados para esta puesta.

PARA AGENDAR

"Zorba" Musical con Raúl Lavié

Teatro El Nacional Corrientes 960. Miércoles y jueves, a las 20; viernes y sábados, a las 21; domingos, a las 19. Entradas: desde $ 15.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.