Television en Vorterix: Kick in the jams!

La legendaria banda liderada por Tom Verlaine se presentó por primera vez en Buenos Aires; crónica y fotos
(0)
24 de abril de 2013  • 15:26

Las excursiones al museo tienen su cuota de fantasía. ¿Quién no imaginó, alguna vez, con romper las leyes de la inmovilidad y darle vida a las efigies? Ayer, en la antesala del Teatro Vorterix, todos tenían en claro que el show de Television no dejaba de ser eso: una cuestión museística. Había expectativas, por supuesto. Pero también cautela: las personas que vuelven a subirse al escenario, para recrear su apogeo, no son las mismas (o no están en las mismas condiciones). Más de uno se preguntaba cómo iban a rendir en vivo, sobre todo sin uno de sus guitarristas: Richard Lloyd, sustituido desde hace unos años por Jimmy Rip. Más de uno anhelaba un set que restaurara por completo Marquee Moon (1977), el debut que le dio estatus de culto a la banda. Y más de uno, también, sospechaba que Tom Verlaine y los suyos no iban a ser tan complacientes.

Las dudas estaban ahí, a punto de despejarse. Se escuchan unas campanas que generan algo de clima. Y el telón que se abre. Arrancan con una breve introducción que no deja tiempo para los aplausos: irrumpe el rasgueo acompasado de "Prove It", uno de los clásicos del primer álbum. El tándem de Verlaine y Rip se impone de entrada: el de Television es un show de guitarras. Pero esos roles estelares no opacan ni les restan mérito a Billy Ficca (batería) y a Fred Smith (bajo), que conforman una base confiable, persistente y atenta a los cuelgues. El segundo tema, "1880 Or So", de su disco homónimo de 1992, parece tranquilizar a los fans más conservadores: Rip no sólo calca las partes de Lloyd, sino que además dispara solos incendiarios. Lo que sigue, básicamente, es el momento Adventure (1978): "The Fire" y "Glory" son los únicos dos temas de ese disco que sonarán en la noche. Pero hay más raptos de nostalgia: "Little Johnny Jewel". Este primer single, que se editó en dos partes en 1975, condensa la gran paradoja que siempre persiguió al grupo: ¿cómo entender, si no, esa anomalía temporal de hacer post punk antes del punk?

El paseo por el museo, hasta acá, no escapa a la rutina. Sin embargo, nada puede ser demasiado uniforme o regular en el mundo de Television (la guitarra que le cuelga a Verlaine dice mucho: cuerpo de Stratocaster, mango de Jazzmaster y micrófonos de Danelectro). Así, amansados por el paso del tiempo, buscan rehacerse con temas nuevos o desconocidos ("Choppy Chunga" y "The Sea"). Y se embarcan en lo que ellos más parecen disfrutar: largas zapadas, de diversas tesituras, con solos brillantes y pequeños gemidos vocales ("Persia" ya es una fija de sus presentaciones). Podrían, a esta altura, no llamarse Television. Y parte del público se dejaría llevar igual. Pero la mayoría no ve la hora de corear los riffs gloriosos de Marquee Moon. Sale entonces a la cancha "Venus", esa suerte de hit que los Strokes diseminaron y mecanizaron hasta volverlo fórmula.

Se acerca el final, y las dudas van virando en conclusiones: Tom Verlaine envejeció mucho mejor como guitarrista que como cantante. Su voz y sus modulaciones son más limitadas. Y busca en su guitarra la forma de suplir esa merma. El modo en que toca, enfatiza y estira las cuerdas es único. No sólo están esos "miles de pájaros gritando" –como lo describió Patti Smith cuando debutaban en el CBGB–, sino todo tipo de animales: del canto del delfín al aullido del lobo. El pico del show llega al final con "Marquee Moon". En suma: ¡sólo tres temas de su obra maestra! (tal vez demasiado poco para una lista de doce). El bis es un cover de Count Five que vienen tocando desde sus comienzos: "Psychotic Reaction". La hinchada quiere y pide más. Imposible: Verlaine, después de levantar tímidamente la mirada y lanzar una pequeña reverencia, se ocupa de apagar y bajar las perillas de los amplificadores. Se los ve emocionados, pero también algo ruborizados. Demasiadas alabanzas para un grupo ajeno a las masas. Demasiado para una sola noche.

Por Santiago Delucchi

Notas relacionadas

Tom Verlaine: "Television es un proyecto con continuidad"

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.