Opinión. Alternativas frente a un problema nada menor