Argentina, tierra de amor y venganza: Alicia convence a Aldo de que es el padre de su hijo

Lucía y Bruno pueden hablar, por primera vez, sobre lo que sucedió entre ellos
Lucía y Bruno pueden hablar, por primera vez, sobre lo que sucedió entre ellos
(0)
12 de junio de 2019  • 00:09

Lucía (Delfina Chaves) y Torcuato (Benjamín Vicuña) están a punto de consumar su matrimonio, pero la muchacha no se siente cómoda e interrumpe el momento. "Perdón. Es que me pasaron muchas cosas. El lío en mi familia...", se disculpa. En ese momento suena el teléfono en la mansión Ferreyra y Torcuato decide ir a atender personalmente. Es Ágatha (Paula Cancio), que le advierte que no piensa dejarlo dormir en toda la noche y hace alusión a la bata de seda que el millonario lleva puesta. En realidad, la mujer logró colarse en la casa y se encuentra en el escritorio.

Al día siguiente, Torcuato sorprende a su flamante esposa con un regalo: alquiló para ella el local que tanto quería para que pueda instalar junto a Alicia (Mercedes Funes) una librería. Inmediatamente después, un hombre de Ágatha lo secuestra y lo lleva con ella. La mujer lo lleva a su cuarto, lo desnuda y, cuando está por descubrirlos Lucía, aparece Libertad (Virginia Innocenti) con la intención de hablar con su hija. "Vine a suplicarte por tu hermano. El no mató a nadie, fue un accidente", intenta convencerla, pero Lucía la echa.

Raquel (China Suárez) le cuenta a Dina (Luli Torn) que Aldo le propuso matrimonio; claro que antes el muchacho debe divorciarse de Alicia. Dina, a su vez, le cuenta su historia: es oriunda de Sunchales y fue su madre quien la entregó al mundo de la prostitución. Las interrumpe Ivonne (Andrea Frigerio) que las obliga a ir a buscar clientes al puerto. Trauman (Fernán Mirás), a su vez, le lleva a la Polaca un obsequio por su compromiso: una bala. "La podemos usar con vos, con Moretti (Gonzalo Heredia) o con tu hermana, Alenka (Lourdes Mansilla), vos elegís", le dice.

Raquel, entonces, comienza a desconfiar de todos: alguien, que no fue Ivonne, le contó a Trauman sobre lo ocurrido. Disfrazado de rabino, Ramón (Julián Kartún) va a devolverle a Trauman una donación; el plan es ganarse su confianza para dar con el paradero de Anna (Candela Vetrano).

Alicia llega al conventillo para sorprender al Aldo y escucha una conversación del muchacho con Alambre (Fausto Bengoechea) y Córdoba (Diego Domínguez). Escondida en el baño, se entera de que están detrás de Trauman y de que su marido se acaba de comprometer con Raquel.

A pesar de que la sorprendida fue ella, decide seguir adelante con su plan de endilgarle a Aldo el hijo que engendró con Gabriel (Federico Salles). "Estoy encinta. Vamos a tener un bebé", le dice sonriendo.

A la mañana siguiente, Aldo le propone ir a ver a otro médico para tener una segunda opinión, porque ellos no consumaron del todo el acto. "Me ofende mucho lo que decís", se ataja ella, pero accede a su pedido.

Anna intenta convencer a Moisés (que es Trauman, aunque ella no lo sepa) que no le fue infiel y que quiere estar con él. En realidad, él sabe que eso es así, pero quiere hacerla sentir culpable de haberlo ido a buscar a un burdel y de haberle arruinado el negocio con el cliente que se le insinuó. "Tenías que coquetearle un poco, no te pido que te acuestes con él", la confunde y ella accede. Korn (Lisandro Berenguer), entonces regresa a la casa y la obliga a tener sexo con él, pero ella se defiende con una plancha.

Después de un enfrentamiento con su madre, Lucía termina con un corte en su mano. Bruno (Albert Baró), que ve todo lo ocurrido, va en su auxilio. Mientras la cura, por primera vez pueden hablar tranquilamente sobre lo sucedido entre sus hermanos. Luego de la conversación, el joven español decide que es momento de presentarse cara a cara frente a Torcuato.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.